Saltillenses y Pixie en los suburbios

Cuando escribí Pixie en los suburbios en el año 2000 originalmente lo titulé “Saltillenses”. Una de las ideas originales del libro era hacer varios retratos de gente neurótica en un Saltillo, Coah., distópico y atemporal. A la larga, el relato de un personaje llamado Cuki Pirulazao y su extraño pasaje del mundo de la universidad al mundo laboral, en medio de un bizarro triángulo amoroso con dos hermanas (Midyet y Pixie), acaparó el resto del libro y lo transformó. Cuando sometí la novela a dictamen en el año 2001 para su publicación en Editorial Planeta, el título ya no era “Saltillenses”, sino “Coahuila, Texas”. Andrés, mi editor, hizo la observación de que con ese nombre parecería una novela de frontera, del narco. Así es que decidimos modificarlo. Al poco tiempo, por recomendación de alguien más, surgió el título “Pixie en los suburbios”, el cual es engañoso porque la novela trata sobre la relación entre Cuki y las dos hermanas, no solo con Pixie. Quizá por eso nunca me ha gustado en realidad.

Algo sobre Ramones

Hoy amanecimos con la noticia de que había muerto Tommy Ramone, el último de los Ramones. Joey Ramone murió en 2001, Dee Dee Ramone en 2002 y Johnny Ramone en 2004. Los Ramones son de esas bandas que se mantuvieron por debajo del radar de lo mainstream, pero que a la vez influenciaron a la música pop desde ahí. Para amar su música, no es necesario estar al tanto de la escena punk setentera, de cómo los críticos de esos años se quejaban de que “el rock había muerto” y los sonidos minimalistas de Ramones habían llegado al rescate. Aún sin contar con esa información, algunas de las canciones de Ramones siguen siendo geniales. Mi favorita es The KKK Took My Baby Away, que aquí les dejo en un cover muy melancólico:

Y acá, la original: